Diferencias entre ácidos palmíticos

Diferencias entre ácidos palmíticos

Desde hace unos años sabemos que el consumo de aceite de palma tiene una serie de perjuicios en cuanto a nuestra salud se refiere, de hecho muchas marcas de productos ultraprocesados han ido cambiando ese tipo de aceite por otro de una calidad similar, pero que al menos en cuanto a marketing puede funcionarles.

Como ejemplo de lo anterior, tenemos el caso de Nocilla, esa marca de crema de cacao y avellanas que cambió el aceite de palma por aceite de girasol refinado y que a pesar de no suponer practicamente ningún cambio para nuestra salud, lo anuncian en el envase porque, como he dicho anteriormente, el marketing funciona.

A pesar de esto, en esta ocasión vengo a remarcar una serie de diferencias entre ácidos palmíticos, ácido el cual forma parte del aceite de palma pero que a su vez forma parte también de la leche materna. Curioso, ¿verdad? Vamos a intentar diferenciarlos.

  • Ácido α-palmitato: Es el que está más presente en el aceite de palma, también es el encargado de que tanto el calcio como las grasas sean más difíciles de absorber y por tanto pueda ser perjudicial para las personas. En la leche materna este se encuentra en una proporción del 14% hasta el 40%. El que se le añade a las leches artificiales para bebés, está obtenido directamente del aceite de palma y supone cómo mínimo el 55% de los ácidos grasos presentes, una proporción muy diferente a la natural.
  • Ácido β-palmitato: Donde más podemos encontrarlo es en la leche materna, suponiendo desde un 60% a un 86% del totl de ácidos grasos. No podemos olvidar que la leche materna se compone de hasta un 50% de grasa, por lo tanto es importante que los ácidos grasos presentes en la alimentación del bebé sean lo más adecuados posibles. Este ácido β-palmitato se relaciona con un mayor aprovechamiento de las grasas, mejora de la absorción del calcio y del magnesio, así como una influencia positiva en la freciencia y consistencia de las deposiciones.

Deja un comentario