Dieta inversa: cómo y cuando usarla

Dieta inversa: cómo y cuando usarla

Este tipo de dieta es utilizada para salir de una dieta basada en una restricción calórica, aumentando gradualmente las calorías para evitar así un efecto rebote o una ganancia desmesurada de grasa.

¿Por qué hacerla?

De forma resumida, cuando queremos bajar de peso y, por ejemplo, necesitamos 3000 kcal para mantener nuestro peso, nosotros le restamos unas 500 kcal para bajar de peso, el cuerpo acabará creando una serie de adaptaciones conforme pasa el tiempo para adaptarse al gasto energético actual en conjunto a la ingestión de calorías del momento, cosas de nuestro cuerpo y su eficiencia energética.

Por este motivo, no podemos intentar volver a meter esas 3000 kcal que estábamos ingiriendo previamente porque con esta serie de adaptaciones, nuestro mantenimietno ya no está en esa cantidad de calorías.

¿Cómo se hace?

Es lo más sencillo de todo, simplemente tienes que usar las calorías que estés consumiendo en ese momento del final de la etapa de definición o pérdida de grasa e ir aumentando prograsivamente estas calorías en torno a 200-300 kcal a la semana (la mitad en mujeres) hasta que lleguemos a un mantenimiento, donde nosotros comprobemos que nos encontramos bien y no subimos de peso.

Para entenderlo mejor, aquí va un ejemplo:

Si finalizamos la etapa de definición en 1800 kcal, la primera semana tendremos que consumir 2000 kcal diarias, la segunda semana aumentamos a 2300 kcal diarias, la tercera semana subimos a 2500 kcal diarias… y así sucesivamente hasta llegar al punto deseado.

Con esto evitaremos la acumulación excesiva de grasa o el conocido como efecto rebote, así como también recuperaremos el metabolismo y los niveles hormonales se estabilizarán.

Cómo puedes ver es sencillo, pero sobre todo es muy útil para salir de una definición sin deshacer todo lo conseguido.

Deja un comentario