Cómo influye el marketing en nuestra compra

Cómo influye el marketing en nuestra compra

Cuando entramos en un supermercado, la oferta de la que disponemos es amplia, y como bien sabemos, o deberíamos saber, la industria alimentaria va a hacer todo lo posible para que caigamos en sus trampas para comprar cosas que no necesitamos o que elijamos productos poco recomendables en vez de la opción más natural.

¿A que se debe esto? Pues hay varios motivos, vamos a desglosarlos.

  • Precio: Cómo bien sabemos, los ultraprocesados son productos que suelen tener un precio muy bajo en comparación con otros productos del supermercado, haciendo que esto sea un atractivo para el cliente, contra esto es complicado de luchar, ya que los productos más procesados tienen unos ingredientes de muy bajo coste, a la vez que venden muchas unidades, consiguiendo así un precio mucho más bajo. Por supuesto, en este apartado podemos incluir las promociones clásicas del 2×1, haciendo que el producto sea mucho más llamativo.
  • Hiperpalatabilidad: Esto no es más que el sabor tan agradable que suelen tener los productos ultraprocesados, todos sabemos el sabor tan agradable y fuerte que tienen, por eso volvemos a comprarlos una y otra vez. El departamento de marketing de estas empresas suele remarcarlo en los paquetes o envases de estos productos.
  • Empaquetado: Una pieza de fruta o un producto cárnico, por porner de ejemplo, no tienen un empaquetado con figuras, dibujos, o físicos llamativos, mientras que los productos menos sanos que vienen en cajas si saben jugar con nuestra vista. Cómo ejemplo más cotidiano tenemos los paquetes de cereales o las cajas de galletas, en los que podemos encontrar diferentes tipos de personajes animados o formas que llaman la atención, tanto de los más pequeños como la de los adultos, haciendo que muestren más interés por ese producto en cuestión.
  • Publicidad: Cómo bien dije en el apartado anterior, el empaquetado tiene una serie de dibujos que llaman la atención de los más pequeños, pero esto no solo se da en el propio paquete, si no que también inundan las pantallas con publicidad de estos alimentos durante el horario infantil, haciendo que los más pequeños quieran consumir eses productos. La industria esto lo sabe, por eso invierte miles de millones en publicidad, sobre todo para el público infantil y adolescente. Por otra parte, muchas veces incluyen ciertos regalos destinados a los más pequeños dentro de estos paquetes, haciendo que muchos solo quieran este regalo, pero a su vez se acaba comprando ese producto poco recomendable que esa familia acabará por comer.

¿Qué podemos hacer?

Contra la industria, al menos a nivel individual, no tenemos muchas opciones, solo nos queda el ser conscientes de lo que compramos, el investigar por nuestra cuenta o contactar con un dietista que nos eduque para seleccionar los mejores productos.

Realmente esta es la triste realidad a la que nos enfrentamos, y a pesar de la implementación del “impuesto del azúcar”, que solo va destinado a bebidas, el nutriscore, del cual las empresas ya saben como conseguir una buena puntuación, pues no nos queda otra que formarnos e informarnos nosotros mismos de como evitar el consumir estos productos.

Deja un comentario