Básculas de bioimpedancia, no te fíes de ellas

Básculas de bioimpedancia, no te fíes de ellas

Las básculas de bioimpedancia, o las conocidas como las “básculas que te miden en % de grasa corporal” se popularizaron entre el público más amateur para tener una en casa, pasando de ser casi inaccesibles para gran parte de la población, a encontrarlas en grandes superficies por precios ridículos como 20€. Pero como siempre digo: no te puedes llevar algo que hasta ayer costaba 200€ por 20€ para casa y pensar que va a ser lo mismo o funcionar parecido.

¿Cómo funcionan?

Su funcionamiento es muy simple; valora de forma indirecta la cantidad de agua corporal que tenemos y a partir de este dato, vuelve a calcular, también de forma indirecta, la cantidad de masa grasa y masa muscular a partir de fórmulas integradas en las diferentes básculas.

Hay gamas y… GAMAS

Como en la mayoría de productos, podemos encontrar diferentes precios, modelos y catergorías de estas básculas, las más sencillas y como ya dije, rondando los 20€, son básculas sencillas, con unos electrodos en la misma para mandar impulsos a través de nuestro cuerpo y poder calcular el % graso que tenemos.

Claramente las que solo lo tienen estos electrodos en la base calculan peor que las que tienen los lectrodos en la base y a parte una empuñadura que agarrar, y a su vez, estas serán peores que las que tienen que colocarte electrodos por todo el cuerpo y permanecer quieto en una camilla. Aún así no son datos 100% precisos, por mucho que valgan, más adelante explicaré los motivos, pero no todo es malo.

Indicaciones para antes de evaluarte

A continuación, y antes de continuar dando motivos por los que no vale, daré las pautas que hay que seguir para hacer esta medición, con las cuales ya podrás intuir por qué no son fiables.

Protocolo:
  • No comer ni beber 4 horas antes.
  • No realizar ejercicio 12 horas antes.
  • Orinar 30 minutos antes.
  • No consumir alcohol los 2 días previos.
  • No consumir diuréticos 7 días antes.
  • En mujeres evitar hacer la bioimpedancia en la fase lútea.
  • No realizar la bioimpedancia con elemanto metálicos en el cuerpo.

No todo es malo, también tiene unas ventajas

Entre las ventajas que se pueden destacar tenemos la rapidez con la que se obtienen datos, ya que en menos de un minuto se pueden obtener diferentes parámetros los cuales pueden darnos una indicación de como se está avanzando.

Así mismo es un método poco o nada invasivo, ya que será la propia persona la que se mida, es decir, si te atiende alguien externo, como un dietista, este no tendrá ni que tocarte para hacerte una bioimpedancia, por lo tanto, hay muchas personas que lo agradecerán.

Por otra parte, cabe destacar, como ya hice anteriormente, el precio puede ser bajo, nada que ver con otro tipo de mediciones que nos pueden costar cientos de euros.

Entonces… ¿no me fío?

Ni si ni no, bajo mi reconmendación, podemos usar los datos para valorar a largo plazo, claramente juntándolos a otros datos que no nos arroja la báscula, como los perímetros corporales.

Como he comentado anteriormente, se valora a partir de la cantidad de agua corporal y desde este dato se saca el resto de parámetros como cantidad de grasa y masa muscular, por lo tanto no nos podemos fiar 100%.

Por otra parte, seguir el protocolo al 100% es complicado, muchas variables a tener en cuenta, de las cuales no se suelen respetar. Si pruebas a pesarte en diferentes momentos del día, comprobarás que los datos fluctuan.

También es cierto que dependiendo de la gama o incluso marca puede variar por el simple motivo de que cada marca usa unas fórmulas diferentes para valorar los parámetros, pudiendo arrojar datos distintos incluso si nos pesamos en el mismo momento en las diferentes básculas.

Conclusión

Úsala, valora los datos a largo plazo, no te centres en lo que marca, júntalos a otros datos como ya te dije de valoración de perímetros, si estos datos a la larga tienden a la baja, estarás perdiendo grasa, si tienden a subir, estarás ganando grasa, pero no confíes ciegamente en el número que te indica.

Deja un comentario